15 de julio de 2015

Calma, control y noches en vela.

La gente que veo aquí es gente... Es gente rota. Tú no lo verías, pero nosotros, los rotos, nos reconocemos en silencio. También podemos ver, a veces, dónde hay peligro de ruptura en una persona entera. Pero tú no lo ves. Es el precio que pagas por vivir con tu entereza zenobiana. Tus grietas, que ignoras y escondes, están empezando a cortarme las venas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario