30 de junio de 2014

Te respiro y te me pegas a las paredes de la garganta,
denso, fuerte, y ahí te me pudres.
Cada vez que salivo, estás en mi lengua,
sucio, infecto, caliente.
No sé cómo has llegado ahí, si nunca me has tocado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario