21 de enero de 2014

Tres años y veinte cartas después.

Culpo a Séneca
y a la inconstancia del hombre
por los últimos tres años.
Y les doy las gracias.