5 de febrero de 2013

Más duradero que el bronce.



Comprendo a Horacio, comparto su Virgilio
que es Virgilio y es, a la vez, todo lo contrario.


Alcanzan veintiún siglos
y tres segundos y
nunca nos hemos separado.